Encuentro súbito entre Su-85 y Panther en los bosques nevados de Kiev (diciembre de 1943). Cazador de Panzers. Vasiliy Krysov

Al amanecer del 27 de diciembre, un gran contingente de fuerzas enemigas contraatacó a la 69.ª Brigada Mecanizada y a nuestro 1454.º Regimiento de Artillería Autopropulsada, fruto de lo cual tuvimos que replegarnos al área de Kozievka.

La ciudad de Korostyshev no sería liberada por las fuerzas del 9.º Cuerpo Mecanizado hasta el 28 de diciembre, tras cruzar el río Teterev –nunca olvidaré sus orillas cubiertas de hielo. Nuestra batería, que operaba en la vanguardia de la brigada, fue la primera en entrar en la localidad de Pilipy. Era de noche y podíamos ver claramente las hileras rectas de isbas blancas a la luz de la luna. Todo estaba tranquilo en la villa: obviamente los lugareños estaban durmiendo y solo algunas chimeneas humeaban un poco a causa de las lumbres a punto de extinguirse.

No había señales de presencia alemana. De repente, oímos el murmullo de motores y el «¡Hurra!» ruso desde la parte sur de la villa. Ishkin y yo intercambiamos miradas confusas: podrían ser de los nuestros, pero nunca estaba de más si nos manteníamos en guardia. Así que ordené: «¡Preparados para el combate! ¡Fuego solo a mi orden!». De repente, apareció ante nuestra vista un Panther con cruces negras claramente visibles que se avanzaban en la dirección de nuestro cañón autopropulsado. Me detuve junto a una isba. Otros tres carros de combate marcados con sus respectivas cruces balcánicas se detuvieron a su derecha.

Todavía confundido por los gritos rusos que habíamos oído, se amontonaron varios pensamientos en mi mente. ¿Y si nuestras tropas están utilizando carros de combate capturados? Si es así, ¿por qué no nos han alertado? ¡Podríamos acabar atacando a nuestros propios muchachos! Vino muy bien que nuestros cazacarros pintados de blanco se fundiesen con el entorno y las cabañas, porque nos daba la oportunidad de pensar durante un par de minutos. Aguantando la respiración, observamos los carros detenidamente mientras la infantería se aproximaba a ellos con más gritos de «¡Hurra!».

De repente, un oficial se asomó por la escotilla del carro más cercano a nosotros y gritó algo en alemán. En ese mismo momento, mi dedo índice, casi congelado, apretó el gatillo de la pistola de señales. La bengala roja se elevó por el cielo y los cañones comenzaron a rugir. Korolev incendió un Panther con el primer disparo. Solo su comandante, con el mono en llamas, logró salir del vehículo incendiado. Muy alterado, corrió primero en nuestra dirección y luego se dio la vuelta y corrió hacia el otro lado. Las llamas de aquel hombre se vieron avivadas por el viento y rápidamente se apoderaron de él. El alemán se desmoronó y comenzó a rodar como una antorcha…

Quiero el libro

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Comentarios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.