Sollum y Forte Capuzzo – Duelo en el desierto, de Compass a Gazala

La columna del desierto, un grupo de tamaño brigada de la 7.ª División Blindada, había avanzado durante la mañana hacia su objetivo, Sidi Azeiz, mientras contorneaba el flanco derecho de Rommel.

Duelo en el desierto. Antonio Muñoz

Pequeños grupos de carros alemanes contraatacaban para retrasar a la columna, pero al mediodía la fuerza británica había alcanzando una posición al oeste de Forte Capuzzo. En ese momento, al escuadrón A del 2.º RTR sólo le quedaban nueve Cruiser en estado operacional. Una patrulla enviada hacia Sidi Azeiz informó entonces de que una fuerte columna de panzer se dirigía hacia las posiciones británicas en Forte Capuzzo. Se trataba de los carros del 2.º Batallón del 5.º Regimiento Panzer, a los que von Herff había movido desde el suroeste de Bardia hasta allí para contraatacar.

Los alemanes creían que el ataque de Gott era el preludio de una ofensiva británica de mayor envergadura, y no querían repetir las malas experiencias que habían tenido en el perímetro con los Matilda. También creían que los británicos les atacaban con un centenar de carros, y se pidió a la Luftwaffe y a la Regia Aeronautica que intervinieran para neutralizar el ataque (ULTRA dio cuenta puntualmente de la pobre coordinación entre la Luftwaffe y las fuerzas de tierra). Rommel retiró también tropas del asedio de Tobruk y reforzó a von Herff con el 1.er Batallón del 8.º Regimiento Panzer del teniente coronel Hans Cramer y una batería de cañones de 88 mm. El Kampfgruppe, al mando del barón Hans-Karl Freiherr von Esebeck, se dirigió inmediatamente a Sollum.

Los alemanes concentraron sus esfuerzos en la columna británica que avanzaba en el centro, y que era al mismo tiempo la que más se había aventurado hacia el norte y la más débil. Al mediodía von Herff lanzó al batallón sobre Forte Capuzzo. La compañía D del 1.er Batallón de Infantería Ligera de Durham fue literalmente despedazada por el ataque alemán. El resto del batallón se retiró por la carretera de Musaid, ocultos por una fortuita tormenta de polvo.

QUIERO EL LIBRO

Esta entrada ha sido publicada en Duelo en el desierto y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.