Derrotas holandesas en Filipinas (1646-1647) – El León contra la jauría Vol. II

Tras buscar inútilmente a los holandeses en Mariveles, donde les situaban los informes, que hablaban de algún desembarco rechazado por las milicias locales, los dos galeones españoles remontaron hacia el Norte, avistando por fin a sus enemigos a las 9 de la mañana del 15 de marzo, en concreto una embarcación a remo que se dio rápidamente a la fuga, pero volviendo a eso de la una de la tarde con los cuatro galeones enemigos.

El insignia holandés disparó un cañón como desafío, errando el tiro, la respuesta de la capitana española fueron dos cañonazos, uno de los cuales, de 30 libras de bala, acertó a su enemigo en la roda, destrozándole el tajamar. Ambos bandos formaron en línea y el cañoneo se prolongó durante casi cinco horas, hasta la puesta del sol, en que los holandeses, evidentemente vapuleados por el fuego español, se retiraron, apagando incluso sus fanales para no ser seguidos.

En los días siguientes D. Lorenzo Orella intentó dar caza a los derrotados, remontando hasta cabo Bojeador, extremo norte de Luzón, sin lograrlo, por lo que se retiró a Bolinao a reparar sus buques y aparejos, enviando correos a Fajardo sobre el resultado del combate, que elevó considerablemente la moral de los españoles, tanto porque las averías habían sido pocas, como por las muy escasas bajas: ningún muerto y sólo un puñado de heridos.

De los holandeses, evidentemente muy dañados, no se volvió a saber, debiendo regresar a sus bases. Fajardo fijó inmediatamente una nueva misión a los dos galeones: ir hacia el estrecho de San Bernardino para escoltar la llegada de la nao de Acapulco, el «San Luis», al que se esperaba hacia mediados de julio….

Quiero el libro

Publicado en El León contra la Jaría Vol II | Etiquetado | Deja un comentario

De la Blitzkrieg a los ataques frontales. Los estertores del Heer frente a Moscú

Al norte de la capital, Reinhardt y Hoepner continuaban el avance con todas las fuerzas que podían reunir. Poco quedaba de las rápidas maniobras y operaciones de flanqueo que fueron características de los grupos panzer en el verano y principios del otoño; en su lugar, las tropas panzer se encontraron una posición preparada tras otra que tuvieron que asaltar, la mayoría de las veces frontalmente.

El 21 de noviembre, el XXXXVI Cuerpo Panzer de Vietinghoff (integrado por las 5.ª y 11.ª Divisiones Panzer) informó de estar abriéndose camino combatiendo a través de densos bosques y zonas pantanosas donde encontraron T-34 camuflados que desafiaban cualquier intento de destrucción.63 Dos días más tarde (23 de noviembre), el diario de operaciones del cuerpo panzer afirmaba: «La infantería tiene que abrirse paso luchando palmo a palmo con cuchillos y granadas de mano. Tres francotiradores y armas pesadas bien atrincheradas causan grandes dificultades a las tropas». En otra muestra del tipo de lucha que se libraba, la 5.ª División Panzer de Fehn tomó por fin la pequeña población de Martjuschino el 24 de noviembre, encontrando 500 soviéticos muertos y haciendo solo 120 prisioneros de guerra.

Este tipo de lucha se cobró su precio. La única división panzer del XXXX Cuerpo Panzer de Stumme (la 10.ª de Fischer) estaba tan debilitada para el 21 de noviembre que el diario de operaciones del cuerpo observó: «Tras incontables combates, las pérdidas de la 10.ª División Panzer –especialmente en los últimos tiempos- han debilitado la división hasta tal punto que una operación en solitario contra un fuerte oponente tiene pocas oportunidades de éxito». El 21 de noviembre, la 2.ª División Panzer de Veiel, integrada en el V Cuerpo de Ejército de Ruoff junto con las 35.ª y 106.ª Divisiones de Infantería, lo estaba teniendo más fácil e informaba de una débil resistencia enemiga, pero la niebla y la dificultad del terreno ralentizaron su avance.

La resistencia se endureció los días 23 y 24 de noviembre, cuando un poderoso contraataque soviético con docenas de carros de combate acabó en una gran batalla defensiva que finalizó con un claro éxito táctico de Veiel. Su división informó de haber destruido unos 34 carros enemigos, cinco de los cuales eran británicos con placa de producción «Septiembre de 1941».

Quiero el libro

Publicado en Moscu 1941 | Etiquetado | Deja un comentario

La Flotilla MAS en la Unión Soviética – Lago Ladoga, 1942

A mediados de mayo de 1942 cuatro lanchas torpederas MAS, las números 526, 527, 528 y 529 fueron sacadas del Mar de Liguria y llevadas a los talleres. Después de desmontarles todo lo que sobresalía del casco —incluyendo la cabina de mando— los cascos de 17 metros de largo y 4,4 de ancho fueron colocados en remolques bajos de la compañía de transportes especiales Fumagalli de Milán.

Los cuatro tráileres tirados por cabezas tractoras Alfa Romeo 800 y OM Ursus fueron incluidos en un largo convoy con camiones cargados con el armamento, las hélices, pasamanos, bitas, cajones, astas, torpedos y repuestos. El conjunto de vehículos partió de La Spezia el 25 de mayo de 1942 rumbo a Alemania. Recorriendo carreteras normales el convoy, llamado autocolonna (columna móvil) por la Regia Marina, trepó los Alpes a través del Trentino italiano hasta llegar a Austria. Varias veces los tripulantes debieron ensanchar el camino derribando trozos de casas o edificios o descargando las lanchas para hacerlas cruzar túneles sobre troncos de árboles talados en los alrededores.

Siguiendo la ruta La Spezia-Brennero-Innsbruck-Múnich-Berlín, el 4 de junio la autocolonna alcanzó el puerto alemán de Stettin en la costa báltica de Pomerania, donde esperaban los noventa miembros de la expedición llegados en tren desde La Spezia. El comandante de la excursión militar italiana era el capitán de corbeta Giuseppe Bianchini. Embarcados hombres, lanchas y material a bordo del carguero de 4.800 toneladas Thielbeck, el grupo cruzó el Báltico hasta Helsinki. Allí las embarcaciones fueron posadas en el agua y remolcadas a través del Golfo de Finlandia hasta el puerto de Punkasalmi desde el cual, cruzando canales y recorriendo segmentos de vía férrea, se internaron tierra
adentro hasta alcanzar Lahdenpohja, la base finlandesa del extremo septentrional del lago Ladoga….

Quiero el libro

Publicado en Los Raids de la Decima Flotilla MAS | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Un veterano de la Guardia Imperial ayuda a Bourgogne pese a haber perdido las manos. Memorias del sargento Bourgogne

Me subí a un montículo de hielo, de modo que me pudiesen echar una mano sin agacharse mucho. Yo me apoyaba con la mano izquierda sobre mi mosquete y le ofrecía la otra a aquellos que, estando a mi alcance, pudieran tirar de mí sin hacer mucho esfuerzo.

Pero fue en vano. Nadie hizo el ademán; ni siquiera parecía que prestasen atención a lo que les decía. Al fin, Dios se volvió a apiadar de mí. Justo cuando la multitud de soldados se hubo detenido, vi caminar a un viejo granadero a caballo de la Guardia Imperial, con sus bigotes y barba cubiertos de pámpanos de hielo y envuelto en un gran manto blanco. Me dirigí a él con el mismo tono: «Camarada, te suplico, que al ser, como yo, de la Guardia Imperial, me eches una mano, y así salvarás mi vida».

«¿Cómo piensas que te eche una mano?», dijo, «no me queda ninguna». Ante esta respuesta casi me caigo del montón de hielo. «Sin embargo», continuó, «si puedes agarrarte a mi manto, trataré de auparte».

Entonces se agachó y agarré el manto; lo hice incluso con los dientes, y subí hasta la carretera. Por suerte, en ese momento no había presión por parte de la muchedumbre, ya que de otro modo podría haber sido pisoteado sin posibilidad de levantarme de nuevo. Cuando estuve completamente a salvo, el viejo granadero me pidió que lo sujetase firme, y lo hice, aunque con mucha dificultad, ya que el esfuerzo que acababa de hacer me había debilitado sobremanera

Poco después la muchedumbre comenzó a avanzar de nuevo. Pasamos por encima de tres caballos desplomados, cuyos carros habían caído y volcado al río. Este era el motivo que había causado el retraso en la marcha. Al fin llegamos al punto donde se ensanchaba el paso, y donde pudimos empezar a caminar con más facilidad. Apenas habíamos dado cincuenta pasos cuando el viejo brigadier me dijo: «¡Detengámonos un momento a recuperar el aliento!».

Quiero el libro

Publicado en Memorias del sargento Bourgogne | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Un Kampfgruppe panzer toma dos puentes vitales en Polonia (agosto de 1944)

A continuación, el comandante del kampfgruppe ordenó a Zobel que pusiese en práctica el plan de ataque tal y como se había instruido. Zobel aguardó la llegada de la vanguardia a las afueras occidentales de la Villa X.

Cuando la columna hizo acto de presencia a las 01:45 horas, Zobel asumió el mando y reorganizó la marcha con la 1.ª Sección Panzer en cabeza, seguida de la sección de plana mayor, las 2.ª y 3.ª Secciones Panzer, la sección de granaderos panzer, elementos con vehículos de ruedas y la 4.ª Sección Panzer. Un guía del 188.º Regimiento de Infantería fue en el carro de combate de cabeza de la 1.ª Sección Panzer hasta que llegó al área de puestos avanzados al otro lado del río A.

La columna llegó a dicha zona de puestos a las 02:30 horas. El centinela informó de que no había observado ninguna actividad soviética durante la noche. Zobel se puso en contacto por radio con el comandante del kampfgruppe y le comunicó que entraba en acción. Con el propósito de lograr un mejor campo de visión y observación, los carros de combate marcharon con las escotillas abiertas. Los jefes de carro iban erguidos, con los torsos emergiendo de las cúpulas, en contacto en todo momento a través de sus auriculares.

El resto de aberturas de los carros iban cerradas. Los tiradores y los cargadores se hallaban listos para abrir fuego al menor indicio. Previendo un encuentro con carros de combate soviéticos, los cañones iba cargados con proyectiles perforantes. A las 03:45 horas, la vanguardia llegó a un área boscosa en la que debía detenerse a repostar. Los carros de combate formaron dos filas, una a cada lado de la carretera, mientras los granaderos panzer formaban un perímetro seguro hacia el este y el oeste de la columna.

Se apostaron centinelas a intervalos de 50 metros en el bosque al norte y al sur de la carretera. Llegaron los camiones cargados con latas de gasolina y pasaron entre las dos filas de blindados, deteniéndose un camión ante cada par de carros para descargar las latas llenas y cargar las vacías para su viaje de regreso. Los cargadores de los carros ayudaron a los conductores a repostar y comprobar los vehículos.

Los tiradores comprobaron sus cañones mientras los operadores de radio servían un poco de café a su tripulación. Zobel dio a los jefes de sección y a los comandantes de carro unas últimas instrucciones y pidió a uno de los conductores de camión que llevase un mensaje en mano sobre el progreso de la operación al comandante del kampfgruppe, situado en…

Quiero el libro

Publicado en ¡Asalto! | Etiquetado , | Deja un comentario