RASPUTITSA – KIEV 1941, La Batalla de Hitler por la Supremacía en el Este.

El problema de la Rasputitsa:

Después de que el polvo destruyera los filtros, llegaron las lluvias y la rasputitsa. Las columnas de aprovisionamiento de Guderian avanzaban, en el mejor de los casos, a 12km/h. Al margen de las averías, la circulación con marchas cortas disparó el consumo de combustible. Hasta 300 litros a los 100km para un Panzer III, antes de que el consumo se disparase aún más en las opraciones campo a través.

Comprar Libro

Publicado en Kiev 1941 | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La Defenestración de Praga – Inicio de la Guerra de los Treinta Años

Hoy 23 de mayo de 2018 se cumplen 400 años de la segunda defenestración de Praga, suceso que dio inicio a la Guerra de los Treinta Años. Así lo relata William P. Guthrie en la primera parte de su monumental obra Batallas de la Guerra de los Treinta Años. De la Montaña Blanca a Nordlingen, 1618-1635.

Los estados bohemios exigían la facultad para poder elegir a su rey, y se temía que la mayoría Protestante, bajo los auspicios del conde Thurn, se negara a aceptar al candidato. Esto no ocurrió; Fernando ganó con una gran mayoría de los votos. A continuación fue formalmente coronado, entregó la regencia a dos Católicos de allí y regresó a Viena.

La nueva administración se vio sometida a varias «pruebas» casi de inmediato. Algunos Luteranos fueron arrestados por intentar construir iglesias en propiedad Católica. Los Protestantes no solo exigieron que fueran puestos en libertad, sino que las iglesias en cuestión fueran protegidas. Viena se negó. En un cambio de política aparentemente casual Thurn decidió hacerse con el gobierno.

El 23 de mayo de 1618 él y sus partidarios irrumpieron en el palacio y arrojaron a los regentes por la ventana. Para un golpe de estado tan improvisado todo sucedió sin contratiempos. Los estados asumieron el completo control del gobierno. Praga fue asegurada, el Catolicismo proscrito y las propiedades reales y de la Iglesia incautadas.

Comprar Libro

Publicado en Batallas Guerra de los 30 Años | Etiquetado , , | Deja un comentario

Los Katiusha y sus efectos en los soldados alemanes del Mamaev Kurgan

Curioso testimonio del soldado Goblirsch del 54.º Regimiento de la 100.ª División Jäger sobre los efectos de los Katiusha en las tropas alemanas que luchaban en los alrededores del Mamaev Kurgan en Stalingrado:

Los rusos conocían nuestros movimientos y nos convirtieron en el blanco de las salvas de sus cohetes Katiushas —llamados por nosotros «órganos de Stalin»— desplegados en la isla del Volga. Fuera de las casas el aire era siempre insalubre. Cuando estaba todo tranquilo, grandes nubes de humo colgaban sobre la ciudad: el hedor de los incendios y de la descomposición llenaba el aire. Pronto nos vimos obligados a reconocer que hasta nuestra robusta, llamativa y blanca casa fue registrada por el fuego de artillería y tuvimos que excavar un búnker de tierra a su lado.

Ahora, los órganos de Stalin ya no nos ponían nerviosos. Oíamos como eran disparados y nos deslizábamos de inmediato debajo de la tierra. El efecto de la metralla de estos cohetes no era muy grande y había muchos defectuosos.

Los rusos trataron de incrementar el efecto de la metralla soldándoles pequeños tubos de hierro en la cabeza con el objeto de que detonaran un metro antes de lo habitual. Esto provocó cierta comicidad en muchos cohetes defectuosos, clavados sin estallar sobre un palo, y dependiendo de la superficie se bamboleaban entre diez y quince centímetros por encima de suelo.

Comprar el Libro

Publicado en Supervivientes de Stalingrado | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La plaza de Breisach – Llave del Alto Rin

Por entonces Bernardo contaba con 15.960 hombres: 5.200 caballos, 6.600 infantes, 660 dragones, los 3.500 franceses de Guebriant, y 23 cañones (4 de sitio, 12 de campaña y 7 piezas ligeras). Tras dejar 7 regimientos de caballería a las órdenes de Taupadel con instrucciones de vigilar a Gotz, marchó el 15 de junio sobre Breisach a ponerle sitio.

Breisach, como se ha dicho con anterioridad, era una posición casi inexpugnable, una fortaleza sobre acantilados en la orilla oriental del Rin. Estaba defendida por Reinach, un oficial muy competente y resuelto, con 3.000 hombres y 152 piezas de artillería. A pesar de mostrar una gran agresividad en las disposiciones del sitio, el único modo seguro de rendir la plaza por hambre.

Gotz trató de interferir en el sitio dirigiéndose a Kenzingen (26 de junio), a 19 kilómetros al noreste de Breisach, y logró meter algunas provisiones en el interior de la fortaleza. A continuación, decidió que la mejor forma de desalojar a Bernardo –sin luchar- era cortar sus líneas de suministros. Con ello en mente cruzó el Rin a Alsacia y trató de apoderarse de las cosechas preparadas para Bernardo.

Por desgracia para su plan, Taupadel cruzó también el río y se convirtió en la sombra de Gotz, bloqueando de forma muy agresiva sus operaciones y acorralando destacamentos. Gotz no logró intimidar a ninguna de las guarniciones de Bernardo en Alsacia: Colmar, Schlettsatdt, y Benfeld. Por el contrario, Taupadel sacó lo mejor de sí mismo en varias acciones menores. El 9 de julio emboscó al regimiento croata de Corpes en las inmediaciones de Benfeld y capturó a su coronel, su bagaje y 7 cornetas. A pesar de una pérdida total de menos de 20 hombres, la unidad quedó rota. Poco después, 400 jinetes de Taupadel sorprendieron al Regimiento de Caballería de Harthausen en Ottenheim y lo dejaron tan maltrecho que no quedó más que una sombra de lo que había sido la unidad. Gotz tuvo que cruzar el río de vuelta (12 de julio) y retirarse a Wurtemberg para proceder a la reorganización de su deficiente ejército.

Comprar Libro

Publicado en Batallas de la Guerra de los Treinta Años II | Etiquetado , , | Deja un comentario

Franz Stigler ve a los tripulantes del Ye Olde Pub por los agujeros en el fuselaje

Franz quedó fascinado y asombrado. Pisando el pedal del timón y empujando un poco la palanca de gases hacia delante, Franz se hizo a un lado con su Bf 109, sobrepasó la cola y voló junto al lateral derecho del bombardero, paralelo al fuselaje.

Inspeccionó el aparato en busca de armas que la tripulación del bombardero pudiese volver todavía contra él. Vio que no había ametralladora en la ventana lateral, descabalgada de su montaje.

Vio que la torreta superior estaba vacía y que el habitáculo de la radio había quedado destrozado. A continuación voló a la altura suficiente como para quedar fuera del radio de elevación de la torreta ventral. Luego, siguiendo por el lateral del bombardero, Franz vio algo perturbador. Las explosiones de los proyectiles habían desgarrado el metal del fuselaje en la sección media. Pudo ver a los miembros de su tripulación a través de las costillas expuestas del avión, acurrucados uno sobre otros, cuidando de sus heridos.

Siguiendo hacia delante, Franz puso su avión en posición sobre el extremo del ala derecha del bombardero. Entonces pudo ver los daños en el morro. El bombardero volaba como si estuviese sujeto por una cuerda invisible.

Comprar Libro

Publicado en Más allá del deber | Etiquetado , , | Deja un comentario

LA DÉCIMA FLOTILLA MAS ATACA GIBRALTAR

Con los ocho hombres rana dirigiéndose hacia los contenedores estancos, Borghese sumergió el submarino hasta poner el borde superior de la torreta a flor de agua. Trabajando a unos cuatro metros de profundidad los ocho hombres del Reparto Medios de Asalto —los seis titulares y los dos reservas— sacaron los SLC de los contenedores, desconectando los cordones umbilicales que los tenían conectados a la nave madre y que servían para ventilar el compartimiento de baterías de los aparatos y mantener cargadas sus células, algo que convertía al Sciré en una sofisticadísima plataforma de lanzamiento de micro-naves de ataque, artefactos que por desgracia aún no estaban listos para la misión.

Fuera de los contenedores cada equipo inspeccionó su maiale correspondiente encontrando varias averías, sobre todo en el sistema de lastre y equilibrio. Sin poder comunicarse bajo el agua cada equipo partió cuando estuvo listo con la intención de converger, de ser posible, en la entrada del puerto de Gibraltar situado tres millas al sureste.

Della Penne, piloto del SLC nro. 3, en su viaje a través de la bahía nunca pudo evacuar el agua de los tanques de lastre interiores debido a la avería de las bombas de vaciado y/o trasiego. La única manera de mantener el maiale cerca de la superficie fue navegando a la máxima velocidad con el reóstato en la cuarta marcha. Pero la falta de equilibrio que mantenía el aparato apopado obligó al copiloto, el suboficial Bianchi, a usar el respirador desde el principio.

Sigue leyendo

Publicado en Los Raids de la Decima Flotilla MAS | Etiquetado , , , | Deja un comentario

CHARLIE BROWN DESCUBRE QUE EL BF 109 DE FRANZ STIGLER VUELA A APENAS UNOS METROS DEL EXTREMO DEL ALA DERECHA DE SU FORTALEZA VOLANTE

Charlie se inclinó hacia delante para comprobar sus indicadores, buscando cualquier indicio de problema en el motor número cuatro, su niño problemático. Al echar un vistazo al exterior, al motor, por la ventanilla del copiloto, Charlie vio algo que le encogió el corazón en un segundo. Un Bf 109 con un lomo verde se balanceaba en la turbulencia a un metro del extremo del ala derecha del The Pub.

Charlie cerró los ojos y meneó la cabeza, pensando que acababa de caer en un mal sueño. Pero cuando volvió a abrir sus ojos, el Bf 109 estaba todavía allí.
En el morro, Doc se percató de la misma silueta oscura a través de la ventanilla de Andy. Fijó sus ojos en el Bf 109 y presenció algo increíble. El piloto alemán hacía gestos al piloto norteamericano.

Charlie vio como el alemán le gesticulaba pero pensó que estaban viendo alucinaciones. En lugar de corresponderle gesticulando a su vez, Charlie se quedó mirándolo. En el morro, Doc seguía pegado a la ventanilla de Andy.
Pinky subió a la cabina y se sentó en su sitio junto a Charlie. «Nos quedamos», dijo. «Los chicos han decidido por unanimidad que vas a necesitar ayuda si quieres volar esta preciosidad a casa».

Pinky esperaba que Charlie sonriese u objetara. Charlie miraba a través de él. Pinky siguió la mirada fuera de la ventanilla.
«Dios mío, esto es una pesadilla», exclamó Pinky.
Sin pestañear, Charlie le dijo a Pinky, «nos va a destruir».

Comprar Libro

Publicado en Más allá del deber | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

KIEV 1941 – LA BATALLA DE HITLER POR LA SUPREMACÍA EN EL ESTE

KIEV 1941 – LA BATALLA DE HITLER POR LA SUPREMACÍA EN EL ESTE.
La bolsa se había cerrado sobre el Frente Suroeste soviético. El 19 de septiembre, un mayor soviético que no había dormido en cuatro días, reflejaba en su diario la tensión nerviosa de la situación:

«Dondequiera que miras a nuestro alrededor hay carros de combate alemanes, subfusiles o nidos de ametralladoras. Nuestra unidad se ha estado defendiendo en todas direcciones en el interior de este anillo de fuego durante cuatro días. Por la noche se puede ver claramente el cerco, silueteado por el fuego que ilumina el horizonte, que aquí y allá le da al cielo una maravillosa tonalidad rosada».

Comprar Libro

Publicado en Kiev 1941 | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Supervivientes de Stalingrado – En las trincheras con Krüger, del 120.º Regimiento

Los jóvenes de veinte años morían de agotamiento, y el tifus y los piojos se instalaron en nosotros. Solo los heridos tenían todavía una posibilidad de escapar de este infierno. Solo se deseaba una muerte sin dolor. Algunos se provocaban heridas con la esperanza de ser evacuados como heridos, otros saltaban de sus posiciones y se exponían hasta que eran segados por los francotiradores. Solo los que poseían nervios de acero podrían sobrevivir.

Algunos desertaron por pánico, hambre o mera desesperación. Quizá pensaban que podrían escapar de la bolsa de esta forma. Pero eran prendidos y ejecutados, o puestos a despejar campos de minas en una compañía de castigo.

Por Dios, ya no pensábamos en la victoria y nos conformábamos con sobrevivir. Hasta ahora había sido posible que el que lo necesitara podía retirarse con las cocinas de campaña, dormir toda una noche y asearse de la acumulación se suciedad de una semana de lucha. En el frío el mal olor no era tan malo aunque persistía la sensación estar como un cerdo en la cochiquera. Cambiarse de ropa interior y escribir tranquilamente una carta a casa eran actividades de gran importancia, que al menos nos hacían parecer un poco más civilizados. Luego por la tarde volvíamos con las cocinas de campaña y traíamos las últimas noticias.

Ahora totalmente sucios y hacinados vivíamos como ratas en nuestros agujeros, peor que la gente en la Edad de Piedra. Nuestra principal ocupación era intentar aplastar al piojo más grande. Tras aplastar a cien en la manga de mi casaca dejé de contarlos. Una tarde, cuando nos traían las raciones un par de rusos entraron en la trinchera y se comieron el contenido de una cazuela, se cagaron en ella y luego se fueron a sus líneas. Aparte de robar comida no hubo bajas; también esto era la guerra.

Sigue leyendo

Publicado en Supervivientes de Stalingrado | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Primera escaramuza en Salvador de Bahía y muerte del maestre de campo don Pedro de Osorio

La escaramuza duró más de una hora. Pero el dicho alférez de Vega, como soldado advertido, acudió a sus obligaciones como a todos es notorio, defendiendo el puesto que tanto importaba, aunque con artillería y mosquetería desde ventanas, puertas y tejados, no dejaron cosa en su ser.

Le mataron a dos hombres y le hirieron a tres. No desistiendo el enemigo de su intención, temiendo el maestre de campo don Pedro Osorio que se apoderasen de la iglesia y del convento, por la poca gente que tenía consigo el alférez Damián de Vega, los embistió valerosamente con la compañía del capitán don Enrique de Alagón, de su tercio, acudiendo también, como se ha dicho, la de don Pedro de Santisteban y la de don Diego Ramírez de Haro.

Socorrió la iglesia el maestre de campo, y hallándose empeñado en hacer que se retiraran los enemigos, pareciéndole que los podía degollar, los atacó con más valor que disciplina militar. El enemigo, que no deseaba otra cosa, se fue retirando con cautela e incitando la carga de los nuestros hasta que los sacó a lugar en que quedaron a descubierto de la ciudad, donde desde los caballeros y terraplenes de las murallas tenían asestada mucha artillería y la mosquetería a punto.

Sigue leyendo

Publicado en Los Tercios en América | Etiquetado , , , , | Deja un comentario