Los Húsares Alados del ejército polaco. Acciones de la Guerra de los Treinta Años – William P. Guthrie

En términos generales, el ejército polaco tenía en 1550 al mismo nivel de desarrollo que los de Europa occidental en 1450, esto es, caballeros gendarmes fuertemente acorazados apoyados por caballería más ligera e infantería equipada con armas impulsoras. Sin embargo, su evolución posterior continuó por una senda completamente diferente. Los gendarmes occidentales respondieron a las mejoras de la potencia de fuego de la infantería incrementando el peso de sus armaduras y el de sus monturas.

Con el fin de mantener la eficacia, se hizo necesario para un gendarme contar con dos, tres o incluso cinco caballos. En última instancia, el gendarme desapareció del campo de operaciones y fue reemplazado por una caballería del tipo reiter, con menos poder de pegada pero más eficiente desde el punto de vista del coste, que, a su vez, evolucionó hacia los coraceros o caballos coraza. Además, los occidentales se vieron fuertemente influenciados por la reintroducción suiza de los cuadros de picas, antecesores del Tercio. Esta «revolución de la pica» dominó el modo de hacer la guerra en occidente desde 1476 hasta la década de 1630.

Los polacos, por su parte, cayeron bajo la influencia de los modelos orientales, los otomanos, los tártaros, los serbios y, de forma particular, los húngaros. Estas reformas están asociadas con la trayectoria del rey soldado Esteban I Báthory (1576-1586). De algún modo, el gendarme al viejo estilo se fusionó con el húsar, un tipo de caballería húngara sin coraza, para formar la quintaesencia del guerrero polaco, el «húsar alado». En su forma más desarrollada, el húsar imponía una vista verdaderamente inspiradora. Llevaba una coraza de tres cuartos (como un coracero) y portaba una lanza de 4,6 metros y un sable pesado como arma de mano.

Estas unidades estaban lujosamente equipadas –las mejores compañías eran una especie de pasatiempo u ostentación para los grandes nobles- con los más poderosos caballos disponibles, elaborados adornos de piel de león, tigre o leopardo, y no menos de dos «alas» de madera emplumadas y decoradas con marcos de madera, que se fijaban a los hombros del jinete o a su silla. Aunque, a diferencia de los viejos gendarmes, los húsares solo requerían uno o dos caballos (sin coraza), el gasto de uniformar a una unidad de esta naturaleza debió de ser considerable. De hecho, había versiones menos vistosas, con adornos y monturas más ordinarios, y una sola ala o ninguna.

Estos húsares sustituyeron a los gendarmes en su rol de caballería pesada, mientras que la nobleza menor formó una caballería media más ligeramente acorazada llamada pancerni. Los cosacos formaron una verdadera caballería ligera sin acorazar, con lanzas cortas y arcos o armas de fuego….

QUIERO EL LIBRO

Publicado en Acciones de la Guerra de los Treinta Años | Etiquetado , | Deja un comentario

Rommel aguanta en El Alamein – Duelo en el Desierto Vol. II. Antonio Muñoz

El flanco sur de Rommel estaba ahora expuesto a los ataques. En cuanto tuvo noticias del éxito contra la Ariete, Inglis dio órdenes para que la 5.ª Brigada neozelandesa se hiciera con El Mreir. El ataque fue detenido en el último minuto por la Brescia, pero los neozelandeses pudieron afianzar una posición en el extremo occidental de Ruweisat Ridge. Este movimiento amenazaba el centro de la línea más o menos difusa que formaban las fuerzas de Rommel.

Duelo en el Desierto, Vol. II – Antonio Muñoz

Para tapar las brechas Rommel constituyó una línea de defensa de urgencia con la infantería de la Trieste y la Pavia y varios grupos de los batallones de reconocimiento del Afrika Korps. Al tomar ahora la iniciativa los británicos, debía destinar su infantería a la protección de posiciones, lo que dejaba como únicos elementos de maniobra a las divisiones panzer. La batalla móvil de Rommel estaba transformándose en una guerra de posiciones que no podía ganar con sus débiles fuerzas.

Rommel había pasado de ser el cazador para convertirse en presa. Las fuerzas del Eje formaban en el norte un saliente muy expuesto a los ataques enemigos desde todas las direcciones y la moral de las tropas italianas estaba por los suelos. Rommel se encontraba a más de un millar de kilómetros de sus centros de abastecimiento y acosado por las fuerzas enemigas, preparadas para lanzarse en su persecución si se retiraba. La escasez de suministros afectaba también a las operaciones de apoyo de la Luftwaffe, que habían sido decisivas en las «sorprendentes» victorias de la Wehrmacht.

QUIERO EL LIBRO

¿Te falta el primer volumen? Ahora puedes acceder a la obra completa, los dos volúmenes en un solo pedido con un 5% de descuento aplicado sobre el precio. Duelo en el Desierto, Vols. I y II por 45,5€. (48€)

pack_duelo
Duelo en el Desierto Vols. I y II
Publicado en Duelo en el desierto Vol. II | Etiquetado , , | Deja un comentario

DEFENSA ACTIVA – CONTRAATAQUE FRONTAL. ¡ASEDIO!

La ofensiva alemana para la recuperación de Járkov y Belgorod representa un buen ejemplo de contraataque frontal. El 23 de noviembre de 1942, las fuerzas soviéticas de la Operación Urano habían cerrado el anillo alrededor del Sexto Ejército en Stalingrado. Apenas tres semanas más tarde, el Ejército Rojo desencadenó la Operación Pequeño Saturno, la más poderosa ofensiva de invierno de la guerra.

En un fugaz avance, aniquilaron en rápida sucesión a las unidades rumanas, italianas y húngaras desplegadas a lo largo de las líneas de los ríos Chir y Don y abrieron una brecha de 560 kilómetros en el frente alemán. Dicha brecha equivalía a la longitud total del frente occidental en la Primera Guerra Mundial. Inicialmente, solo algunas divisiones alemanas aisladas, desplegadas en apoyo de las fuerzas aliadas del Eje, se interponían en el camino de las fuerzas del Ejército Rojo, como los cordones de un corsé. El grueso de las reservas alemanas, incluidas cinco divisiones panzer completamente equipadas, se hallaban fijadas en Europa occidental debido a la invasión del norte de África por parte las fuerzas aliadas (Operación Torch).

Algunas de estas divisiones serían enviadas posteriormente al frente oriental. Los ejércitos alemanes del Cáucaso, en peligro de quedar cortados, se vieron obligados a retirarse. Sus unidades motorizadas, encuadradas principalmente en el Primer Ejército Panzer, fueron desplegadas en la línea del río Donets con el fin de reforzar el ala sur del Grupo de Ejércitos del Don. Al norte de la brecha, el Segundo Ejército se vio obligado a evacuar Voronezh y el frente del Don, y su ala sur se vio empujada a una gran distancia hacia el oeste. Gradualmente, dos terceras partes de la totalidad del frente oriental comenzaron a tambalearse y a desmoronarse.

La presión soviética no dejaba de aumentar y la única solución era retirarse cada vez más al oeste. Los soviéticos se colaban en una avalancha interminable de divisiones del Frente de Voronezh del general Golikov, con sus grupos móviles de explotación en la vanguardia del avance. Tres ejércitos soviéticos convergieron en la ciudad de Járkov y, a mediados de febrero de 1943, lograron tomar este importante nudo de comunicaciones mediante un ataque concéntrico. Pero la siguiente fase de su avance, en dirección a Poltava, acabó por detenerse a 50 kilómetros de la ciudad debido al total agotamiento de las tropas soviéticas, incapaces de continuar.

Así las cosas, pusieron todas sus esperanzas en el 3.er Ejército de Tanques del general Popov, uno de los militares soviéticos más experimentados en guerra acorazada. A mediados de febrero, Popov avanzó prácticamente sin resistencia en dirección noroeste, hacia Dnepropetrovsk, con la clara intención de llegar a la curva del Dniéper. Su objetivo era cruzar este caudaloso río antes de que las fuerzas alemanas pudiesen erigir sus defensas en la línea del mismo, pero pronto se hizo obvio que sus tropas carecían del impulso necesario. Entre tanto, el Grupo de Ejércitos Sur de von Manstein concentraba sus fuerzas para un ataque frontal….

Quiero el libro

¿Te falta ¡ASALTO!? Aprovecha las ventajas del PACK ¡ASEDIO! + ¡ASALTO!

Publicado en ¡Asedio! | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Improvisaciones en Ciudadela. Desminado de campos. ¡Asedio!

Durante los preparativos de la operación Ciudadela [Zitadelle], el ataque en pinza sobre Kursk en el verano de 1943, el XI Cuerpo de Ejército elaboró un exhaustivo estudio sobre la problemática de cruzar los amplios campos de minas existentes en la margen oriental del río Donets.

Desminado de campos soviéticos en Kursk – ¡Asedio!

El procedimiento habitual de enviar destacamentos de ingenieros a despejar pasillos estrechos para el avance de las vanguardias de infantería no se consideraba satisfactorio por no ofrecer el terreno suficiente cobertura y porque el enemigo podía infligir graves bajas tanto a los ingenieros como a la infantería concentrando su fuego en estos pasillos. Se tomaron en consideración varios métodos improvisados para superar este obstáculo.

La identificación del área minada era el primer requisito previo, ya que la infantería debía conocer su localización exacta antes de iniciar el cruce del río. Ésta era posible porque la orilla occidental alemana dominaba en altura a las posiciones soviéticas del otro lado del río. Otro requisito previo era que la infantería debía ser capaz de identificar visualmente las minas a corta distancia. En algunos lugares, pequeñas ondulaciones o depresiones, la hierba seca, las diferencias en el color de la tierra u otras marcas externas facilitaban la detección.

Los ingenieros habían realizado una serie de experimentos de detección de minas. En los primeros días de la guerra, la infantería solía cruzar campos de minas estrechos después de que los ingenieros se tumbasen entre las minas marcando los pasillos, teniendo mucho cuidado de que no detonasen ante cualquier presión. Aunque ni los ingenieros ni las tropas de infantería sufrieron pérdidas durante estos primeros experimentos, el procedimiento era arriesgado y solo se podía aplicar a pequeña escala. Por tanto, fue de escasa importancia durante las últimas fases de la guerra…

Quiero el libro

BOLETÍN SALAMINA Nº 06

Boletin_salamina_06
Boletín Salamina N.º 6

Además, con la compra de este libro, si perteneces al Club Salamina te llevas de regalo el séptimo número de nuestra exclusiva colección BOLETÍN SALAMINA. Simplemente tienes que estar registrado en nuestro newsletter en el momento de la compra o registrarte durante el proceso de la misma.

En este número de la colección de Partes de Batalla podrás acceder a un documento que hace un recorrido histórico sobre la experiencia aerotransportada alemana, un documento que contó con la participación del comandante de tropas aerotransportadas alemanas más experimentado en la Segunda Guerra Mundial, el teniente coronel Freiherr von der Heydte.

Características del Boletín: 52 páginas; Tamaño 13 cm de ancho x 19 cm de alto.

Publicado en ¡Asedio! | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La defensa del Reich – Messerschmitt Bf 109. El cazador de la Luftwaffe. Javier Ormeño

Antes de que el año terminase surgieron nuevos experten en la lucha contra los aliados occidentales, y dos Staffelkapitäne destacaron al aumentar sus registros personales en el JG 11: uno de ellos el Hauptmann Gerhard Sommer del 4./JG 11, que elevó su cuenta de tres a 17, diez de ellos bombarderos pesados.

Messerschmitt Bf 109

El otro hombre destacado fue el Oberleutnant Heinz Knoke de la 5. Staffel, quién derribó 14 aparatos, 12 de ellos Viermot. De hecho el 5./JG 11 fue considerado como el Gruppe Viermot experten, ya que tenía más derribos de bombarderos pesados que las otras dos Staffel. Su técnica más empleada era el ataque frontal, que habían estado desarrollando durante su estancia en el área del Canal con grandes resultados.

Las apretadas cajas de las formaciones de bombarderos tenían que ser rotas para poder abatirlos por separado. Knoke y su amigo, el Leutnant Dieter Gerhardt, pensaron en colocar una bomba de 250 kilos bajo el Bf 109 y atacar con ella las formaciones enemigas, bombardeándolos desde una altitud superior; pero desgraciadamente Gerhardt murió el 18 de marzo de 1943, cuando combatía contra los B-24.

Cuatro días después Knoke puso en práctica su teoría con una bomba de 250 kilos bajo el fuselaje de su Bf 109 G: se colocó sobre una formación de B-17 que se dirigían a bombardear Wilhelmshaven, puso su Messerschmitt en dirección al bombardero líder picando sobre él a pesar del intenso fuego defensivo, y sin perder de vista la formación enemiga se lanzó en picado estimando la altura y velocidad para en el momento adecuado lanzar su carga. Soltó su carga y se elevó de nuevo mirando por encima del hombro los efectos de su bomba, que detonó en medio de tres bombarderos en formación Vic: el ala de uno de ellos se desprendió…

Quiero el libro

Completa la colección con el otro título de Javier Ormeño. El Focke Wulf Fw 190, El pájaro carnicero y adquiere los dos con un 5% de descuento en el Pack Cazas de la Luftwaffe.

Pack Cazas de la Luftwaffe. Llévate los dos títulos juntos por 37€ (descuento aplicado del 5%) + el MAPA de regalo + envío gratis a domicilio. (Descuento solo aplicado al Pack Cazas de la Luftwaffe en nuestra tienda online). Pincha aquí para adquirir el pack.

Salamina_pack_cazas
Publicado en Messerschmitt Bf 109 | Etiquetado , , , | Deja un comentario