Operaciones soviéticas de desminado y reconocimiento de las trincheras alemanas. ¡ASALTO! Acciones de combate de pequeñas unidades en el Frente del Este.

A continuación os compartimos una acción de pequeñas unidades incluida en ¡ASALTO! que describe los procesos de desminado y acercamiento progresivo a la línea de trincheras alemanes por parte de los soldados del Ejército Rojo

A mediados de julio de 1942 tres batallones soviéticos se enfrentaban a un batallón alemán en el sector del saliente de Voronezh. La distancia entre las líneas de frente respectivas variaba entre los 1.400 y los 1800 metros. Cada batallón ruso estaba compuesto por una compañía de morteros y tres compañías de fusileros, una sección de obuses, y un pequeño destacamento de ingenieros.

Las posiciones alemanas estaban protegidas por alambradas y un campo de minas, dispuesto con minas antipersonal activadas por presión directa sobre el detonador. Mediante el envío de numerosas patrullas, algunas de las cuales sufrieron bajas a causa de las explosiones de las minas, los soviéticos pudieron calcular el perímetro aproximado del campo de minas.

Sigue leyendo
Publicado en ¡Asalto! | Etiquetado , | 1 comentario

Golpe Sorpresa – el capítulo de Tigres en el Barro donde Otto Carius describe la acción de Malinawa

Llevé a mi compañía hasta el pueblo siguiendo la ruta que acabábamos de examinar. Nos detuvimos y discutí la operación con mis jefes de sección y de carro. Todo lo que dije aquel día ha permanecido en mi memoria hasta hoy: «Estamos completamente solos. Además, la situación no está clara en absoluto. Sería demasiado peligroso atacar el pueblo en un frente amplio.

Tenemos que atravesarlo, a ser posible, sin bajas. Detrás del pueblo hay un batallón de cañones de asalto que ha sufrido ya duras pérdidas. ¡No nos debe ocurrir eso a nosotros! Lo haremos así: Dos carros marcharán sobre el pueblo a toda velocidad y sorprenderán a Iván. No debemos permitr que disparen un solo tiro. El Leutnant Nienstedt conducirá a los seis blindados restantes. ¡HerrNienstedt! Ud. permanecerá en el otro lado de la colina hasta nueva orden. ¡Es vital que el santo patrón de las radios no se duerma! HerrNienstedt, esta es su primera operación con nosotros. Recuerde una cosa por encima de todo: todo irá bien si sabe esperar. Kerscher y yo iremos los primeros. Todo lo demás debería ser obvio. Las decisiones subsiguientes se tomarán en función de los contecimientos».

El Tiger 213, uno de los de Carius

Esa fue nuestra breve reunión de órdenes; no hacía falta más. Llevé junto a mí a mi «compañero de fatigas» y hablamos de lo importante, pues todo el éxito dependía de que irrumpiéramos en el pueblo o, mejor dicho, de hacerlo por sorpresa. «Yo iré delante y los dos carros rodaremos hasta el centro del pueblo tan rápido como podamos. Allí nos reorientaremos rápidamente, tú apuntando hacia retaguardia y yo hacia el frente. Así daremos cuenta de todo lo que se ponga en nuestro camino. Estimo que hay al menos una compañía en el pueblo, a no ser que el resto del batallón ruso les haya alcanzado mientras tanto».

Le di una palmada en el hombro a Kerscher y, tras un breve «¡vamos!» nos sentamos en nuestros carros, comprobamos rápidamente las radios y arrancamos los motores. En un santiamén estábamos más allá de la elevación y en la línea de visión de los rusos. Mi conductor, el extraordinario Baresch, sacaba todo el rendimiento que podía de nuestro «trineo». Cada uno de nosotros sabía que en aquel momento lo único decisivo era la velocidad. Ninguno de los dos carros rusos que cubrían nuestro lado reaccionó: no hubo un solo tiro. Los rebasé y avancé hasta el centro de la aldea. Es difícil contar lo que ocurrió a continuación debido a la rapidez de relámpago con que se encadenaron los hechos. Kerscher, que había llegado al pueblo a unos 150 metros detrás de mí, notó que las torretas de los dos carros rusos se estaban moviendo. Se detuvo de inmediato y los dejó fuera de combate a los dos. Al mismo tiempo yo comencé a limpiar el otro extremo del pueblo.

Después de que Kerscher se reuniera conmigo, me llamó por la radio, indicándome hacia la derecha. Había un carro Stalin mostrando su flanco, junto a un granero. Era un vehículo que no habíamos visto aún en el Sector Norte del frente. Dudamos por un momento pues el carro estaba dotado con un cañón extra-largo de 12,2 cm y era el primer carro ruso dotado de freno de boca en el cañón. Además, la silueta del Stalin tenía una cierta semejanza con la de nuestro Königstiger. Solo el tren de rodaje era típicamente ruso, lo que me llamó la atención en seguida tras dudar inicialmente, al igual que Kerscher. Disparé y el carro estalló en llamas.

Sigue leyendo
Publicado en Tigres en el Barro | Etiquetado , | Deja un comentario

Desierto iraquí, 28 de febrero de 1991. Introducción TANK MEN

Mi primera visión de un tanque estallando me dejó atónito. Era febrero de 1991: la Primera Guerra del Golfo. El campo de batalla nos pertenecía y, tal y como había leído en muchas narraciones de la Segunda Guerra Mundial, «reventábamos» sistemáticamente los tanques iraquíes abandonados para dejarlos totalmente inservibles. El fogonazo y el humo de la explosión y después el retumbante «crump» precedían a la onda expansiva. Una torreta saltaba del casco para mantenerse por un momento sobre un extremo, con el sobresaliente tubo del cañón sosteniéndola como si fuera un gigantesco saltador, antes de derrumbarse. Las llamas se proyectaban rugientes a veinticinco metros de altura como si se tratara de un lanzacohetes invertido.

Un momento después, la torreta volteada también se incendiaba entre silbidos y crepitar cuando el propelente de los proy ectiles apilados en su interior vomitaba fuego. Proyectiles aulladores volaban en todas direcciones y el aire por encima y alrededor se llenaba de silbante y veloz chatarra. Durante veinte minutos nos quedábamos clavados en tierra. Esto era la guerra en el desierto. Había leído sobre ella durante mis tediosos años de servicio en Alemania, pero nunca creí que fuera a experimentarla. Durante toda la primera Guerra del Golfo mantuve un diario de operaciones. Resultaba una verdadera disciplina que iluminaría investigaciones históricas posteriores.

Sigue leyendo
Publicado en TANK MEN | Deja un comentario

La Spanish Company del 39.º Regimiento de Voluntarios de Nueva York

La Spanish Company, se componía de sesenta y cuatro miembros de orígenes muy diversos. El capitán Joseph Torrens se alistó con cuarenta años, pero a lo largo de toda la guerra tuvo que darse de baja varias veces por problemas de salud y de índole familiar, pues el 29 de septiembre de 1861 se le diagnosticó una enfermedad en el riñón.

Tras serle denegada su baja en el Ejército en dos ocasiones, dimitió finalmente el 21 de diciembre, aunque el 17 de abril de 1862 fue adscrito a otra unidad de voluntarios de Nueva York, Les Enfants Perdus. Dejó las Fuerzas Armadas de la Unión definitivamente el 1 de junio de 1863. El capitán Torrens había nacido en Barcelona, el 13 de diciembre de 1820, y falleció el 23 de abril de 1895.

Sus restos descansan en el cementerio nacional de Arlington junto con los de su esposa, Mary Murphy, quien le sobrevivió siete años. El primer teniente José Romero llegó a Nueva York en un vapor proveniente de Cuba en 1859, pero terminó siendo cesado por incompetencia. El español Francisco Luque se alistó a la edad de treinta años con el grado militar de sargento; más adelante fue destinado a la Compañía K como segundo teniente el 1 de agosto de 1861, empero dejó el Ejército el 7 de octubre de ese año por problemas familiares.

Sin embargo, sobre él consta un documento de alistamiento de febrero de 1863, en el que se declara su procedencia, de la ciudad de Nueva York, y su aptitud para servir, como oficial de una compañía, en el Ejército de Estados Unidos en su condición de voluntario por un periodo de tres años o por la duración de la guerra.

El español José Flores Porras, un marinero de Málaga, era corneta y cayó enfermo en Petersburg e ingresó en el hospital en mayo de 1862. Posteriormente sirvió como cocinero en el hospital de Claryville hasta el 15 de junio de 1863. Más tarde volvió a desempeñar sus funciones de corneta en el cuartel general de la 3.ª Brigada entre los meses de julio y septiembre de 1863, para servir a continuación en las ambulancias. Fue dado de baja el 21 de febrero de 1864, pero se volvió a alistar al día siguiente como voluntario, y recibió una prima de enganche de cien dólares, por un periodo de dos años.

Desertó el 11 de abril de 1864. Otro malagueño alistado en el Ejército de la Unión fue Miguel Martínez; lo hizo a la edad de veintiocho años y era marinero de profesión. Fue adscrito al Cuerpo de Ambulancias, en Union Mills, en enero de 1863; se licenció del Ejército el 24 de junio de 1864 en Nueva York….

Quiero el libro

Publicado en Azules y Grises | Etiquetado | Deja un comentario

Cruzando el río Aksay. Operación Tormenta de Invierno de liberación de Stalingrado. Cazador de Panzers. Vasiliy Krysov

Tras esperar a que anocheciera, nos pusimos en marcha hacia el punto de cruce. Marder y yo cubríamos la retirada con nuestros carros de combate. Fuimos los últimos en llegar al puente de pontones y habíamos cruzado ya la parte más expuesta cuando un intenso fuego de cañón nos alcanzó por detrás.

Tuve tiempo de decirle a Misha por radio: «¡Nos han incendiado!». Entonces escuché su respuesta: «A nosotros también». Los alemanes habían logrado incendiar ambos carros con impactos en la parte trasera. Un proyectil impactó en la transmisión de nuestro carro y el motor comenzó a arder. Ese ese mismo momento, bengalas iluminaron todo el punto de cruce y la orilla. ¡Siguió una auténtica tormenta de fuego! No había posibilidad de salir por las escotillas de la torreta –¡íbamos a ser aniquilados! Nos deslizamos fuera del carro por la parte inferior a través de la escotilla del suelo de la barcaza después de recoger lo más necesario: subfusiles, tambores de munición y granadas de mano. También retiramos una ametralladora, un botiquín de primeros auxilios y ponchos de camuflaje. Nos quedamos allí escondidos, debajo de nuestro carro. Todos los miembros de mi tripulación estaban vivos y ni siquiera habían recibido un rasguño.

Pero, ¿qué tal le habría ido a Misha? Con la claridad de las bengalas, vi como la tripulación de Marder salía también de su blindado por la escotilla de emergencia, lo que significaba que estaban vivos. Allí ocultos, esperamos; ¡¿cuándo se cansarían los alemanes de disparar bengalas?!

No tardó en aparecer una partida alemana de reconocimiento. Nos apretamos lo más que pudimos contra el suelo, pero los alemanes pasaron de largo sin detenerse. Por fin, todo quedó en calma. Nos arrastramos hasta el carro en llamas de Marder y nos encontramos con su tripulación, que venía igualmente en nuestra busca. Misha nos dijo que había oído a los exploradores alemanes decir: «Ahí hay diez ivanes quemados»….

Quiero el libro

Publicado en Cazador de Panzers | Etiquetado , , | Deja un comentario