Un Kampfgruppe panzer toma dos puentes vitales en Polonia (agosto de 1944)

A continuación, el comandante del kampfgruppe ordenó a Zobel que pusiese en práctica el plan de ataque tal y como se había instruido. Zobel aguardó la llegada de la vanguardia a las afueras occidentales de la Villa X.

Cuando la columna hizo acto de presencia a las 01:45 horas, Zobel asumió el mando y reorganizó la marcha con la 1.ª Sección Panzer en cabeza, seguida de la sección de plana mayor, las 2.ª y 3.ª Secciones Panzer, la sección de granaderos panzer, elementos con vehículos de ruedas y la 4.ª Sección Panzer. Un guía del 188.º Regimiento de Infantería fue en el carro de combate de cabeza de la 1.ª Sección Panzer hasta que llegó al área de puestos avanzados al otro lado del río A.

La columna llegó a dicha zona de puestos a las 02:30 horas. El centinela informó de que no había observado ninguna actividad soviética durante la noche. Zobel se puso en contacto por radio con el comandante del kampfgruppe y le comunicó que entraba en acción. Con el propósito de lograr un mejor campo de visión y observación, los carros de combate marcharon con las escotillas abiertas. Los jefes de carro iban erguidos, con los torsos emergiendo de las cúpulas, en contacto en todo momento a través de sus auriculares.

El resto de aberturas de los carros iban cerradas. Los tiradores y los cargadores se hallaban listos para abrir fuego al menor indicio. Previendo un encuentro con carros de combate soviéticos, los cañones iba cargados con proyectiles perforantes. A las 03:45 horas, la vanguardia llegó a un área boscosa en la que debía detenerse a repostar. Los carros de combate formaron dos filas, una a cada lado de la carretera, mientras los granaderos panzer formaban un perímetro seguro hacia el este y el oeste de la columna.

Se apostaron centinelas a intervalos de 50 metros en el bosque al norte y al sur de la carretera. Llegaron los camiones cargados con latas de gasolina y pasaron entre las dos filas de blindados, deteniéndose un camión ante cada par de carros para descargar las latas llenas y cargar las vacías para su viaje de regreso. Los cargadores de los carros ayudaron a los conductores a repostar y comprobar los vehículos.

Los tiradores comprobaron sus cañones mientras los operadores de radio servían un poco de café a su tripulación. Zobel dio a los jefes de sección y a los comandantes de carro unas últimas instrucciones y pidió a uno de los conductores de camión que llevase un mensaje en mano sobre el progreso de la operación al comandante del kampfgruppe, situado en…

Quiero el libro

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en ¡Asalto! y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.