El frente de Beketovka. Supervivientes de Stalingrado.

Cuando bajé la escalera de hierro de la fábrica de pieles vi, para mi horror, a soldados alemanes raspando piel o costra de viejas y podridas carcasas de bovinos. Había un hedor del demonio y debían ser trabajadas en verano para convertirlas en cuero.

Cuando les dije que eso los haría enfermar me miraron sin entender, como si dijeran: ¡pues entonces danos alguna otra cosa! Cuando salté de vuelta al talud de camino a la trinchera abrió fuego una ametralladora rusa, y yo me acurruqué rápidamente detrás de las ruinas de la fábrica hasta que pude correr a mi puesto de observación. Desde el principio había estado siempre allí, sobre un montículo de nieve, mirando a través de un pequeño orificio –hasta que la nieve se derritió y ¡vi que había estado sobre una pila de muertos rusos!

Eso no me perturbó. Gracias a Dios estaban congelados, sólidos como la roca y por tanto no despedían hedor. Así que me subí sobre un cráneo para poder llegar a la rendija. Ya no podía ayudarlos. A las 13:00 horas volví al puesto de mando con gran apetito solo para descubrir que no habíamos recibido pan y que los últimos 200 gramos debían de habernos durado cuatro días. ¡De ahora en adelante solo 50 gramos –una rebanada- por día! Las señales eran cada vez más evidentes de que los tiempos más duros estaban aún por llegar y de lo improbable del socorro.

Quiero el libro

Esta entrada ha sido publicada en Supervivientes de Stalingrado y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.