La Compañía Easy de Winters en Carentan

Posicioné a los hombres a ambos lados de la carretera y me preparé para salir con el propósito de tomar la intersección. El teniente Welsh llevaba a la 1.ª Sección a la cabeza de la columna de la compañía. A la hora prevista, le grité a Welsh, «¡muévete!». Justo cuando comenzó el ataque, una ametralladora alemana emplazada en un edificio en la ladera de una colina comenzó a disparar sobre la carretera. La dotación alemana estaba en una posición perfecta, en el momento oportuno, para destrozar nuestro ataque.

Desde la parte izquierda de la carretera, Welsh envió a seis hombres a la intersección. Fueron directos hacia el cruce y la ametralladora enemiga. Sin embargo, el fuego era muy efectivo. Nuestros hombres a ambos lados de la carretera se mantuvieron agachados en las cunetas, con la cabeza bien gachas, y se quedaron allí, paralizados, dejando que Welsh y sus seis hombres asaltaran la intersección solos.

A mi retaguardia, el coronel Strayer y su estado mayor, incluidos el capitán Hester y Nixon, podían ver lo que estaba sucediendo. Así que me gritaron: «¡que se muevan los hombres, Winters, que se muevan!». Forcejeé para quitarme mi arnés y librarme del exceso de equipo de manera que pudiera correr, ya que era obvio lo que debía hacerse. De pie en mitad de la columna a la derecha de la carretera, grité, «¡vamos, vamos!».

Esto no funcionó; todo el mundo mantenía la cabeza agachada. Se trató de la única vez en toda la guerra que me salí de mis casillas y «pateé culos» literalmente. Salí de aquella cuneta solo con mi M-1 en la mano, y gritando, corrí a la cabeza de la columna, pateé traseros en la parte izquierda de la carretera, luego corrí a  la derecha de la misma, yendo y viniendo, gritando a todo lo que daban mis pulmones, «¡venga, vamos!».

Nunca olvidaré la sorpresa y el miedo de aquellos rostros que me miraban. Mientras corría por la carretera como un loco, pareció que la ametralladora alemana se centró en mí. Era un blanco nítido y despejado. Durante unos instantes, tuve la sensación de estar «bendecido».

Comprar Libro

Esta entrada ha sido publicada en Más allá de hermanos de sangre y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.