Abril de 1945 – Stigler y su Me 262 atacan a una formación de bombarderos

Franz sabía que había que dirigirse a toda velocidad contra los bombarderos, alcanzarlos por los laterales o desde abajo, ascender, dar la vuelta y repetir el ataque. Franz levantó la pestaña de metal que guardaba el gatillo del Me 262. Su pulgar enguantado descansaba sobre el botón marrón que disparaba los cuatro cañones pesados de 30 mm del morro del reactor.

Franz solía decir a sus estudiantes lo que le habían contado, que los cañones podían arrancar el ala de un B-17» con solo cinco proyectiles. Estaba listo para comprobar semejante afirmación.

Los bombarderos eran todavía diminutos y estaban muy lejos del alcance cuando Franz miró hacia arriba y vio un panorama que lo dejó boquiabierto. Desde muy alto, volando derechos contra él y sus camaradas, venía una formación de cazas plateados. Conocía la silueta –largos morros, alas rectas y colas estrechas. Había derribado a uno el mes de abril anterior. Se trataba del caza al que los alemanes llamaban «la Cruz Volante», y los norteamericanos «el Munstang». Era el P-51 y había, al menos, cien de ellos. Franz sabía que estaba en problemas. Con una calmada voz de profesor, Steinhoff comunicó por radio: «Problemas arriba».

Un Me 262 podía escapar en términos generales de un P-51 y dejarlo atrás con facilidad. Pero si un P-51 estaba muy alto sobre un Me 262, podía picar y alcanzar velocidad suficiente como para volar durante un breve espacio de tiempo parejo al reactor. Mirando hacia arriba y protegiéndose los ojos, Franz quitó el dedo del gatillo cuando vio picar al P-51….

Comprar Libro

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Más allá del deber y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.