El carrusel del desierto. El Jagdgeschwader 27 «Afrika». Messerschmitt Bf 109. El cazador de la Luftwaffe

En la primavera de 1940 los Bf 109 E del I./JG 27 adoptaron la insignia de la cabeza de leopardo que se popularizar a posteriormente en el desierto. El JG 27 estaba compuesto por pilotos experimentados acreedores ya de numerosas victorias aéreas. Entre ellos destacaban
el Oberleutnant Gerhard Homuth con 15 victorias, el Oberleutnant Ludwing Franzisker con 14 victorias, el Oberleutnant Karl-Heinz Redlich con 10 o el Leutnant Willi Kothmann con siete.

Por aquel entonces el joven Hans-Joachim Marseille tenía solo siete victorias anotadas en la cola de su Bf 109. El Oberleutnant Karl-Wolfgang Redlich del I Gruppe fue nombrado Staffelkapitan, el Hauptmann Erich Gerlitz qued  al mando del 2./JG 27 y el Oberleutnant Gerhard Homuth comandaba el 3./ JG 27.16 En total el I./JG 27 acumulaba a su llegada a África 61 victorias en su palmarés colectivo. Con este despliegue dispuso de una fuerza de 90 aparatos. Los británicos habían enviado a la zona los Hurricane supervivientes de la Batalla de Inglaterra. Incluso cuando los alemanes enviaron m s unidades los aparatos aliados superaron en número a los cazas del Eje en este teatro de operaciones.

Los Bf 109 se vieron obligados a operar en peque os grupos, volando a baja o media cota para escoltar a los Ju 87. Los grupos de cazas iban en las mismas formaciones utilizadas con anterioridad, en pareja (rotte) o formando un cuarteto de aparatos (schwarme). La altitud ideal era de 9.500 metros y las misiones se realizaban al alba, sobre las diez de la mañana o a partir de las cuatro de la tarde. Esta altitud imped a que las nubes de polvo supusiesen un problema para las tripulaciones y al mismo tiempo era una ventaja para los Ju 87 ya que el sol dificultaba la localización del aparato por parte de las defensas antiaéreas.

La doctrina militar que pon a en juego Rommel era muy flexible permitiendo al JG 27 gran libertad para organizar sus propias operaciones y patrullas. La misión más fructífera que efectuaban los cazas era la caza libre en la que se aprovechaba al máximo la fuerza ofensiva del Bf 109 contra los aparatos de la RAF. A lo largo de 1941 lo más frecuente era encontrarse con los cazas de la RAF, siendo más inusuales los encuentros con bombarderos, con lo que los registros de los pilotos alemanes se nutrieron cazando a estos peligrosos objetivos. Con una naturaleza tan hostil, las operaciones se limitaron a acciones en la zona costera donde las ciudades portuarias se convirtieron en objetivos de vital importancia al tratarse la vía marítima de la entrada principal de refuerzos y suministros….

QUIERO EL LIBRO

Completa la colección con el otro título de Javier Ormeño. El Focke Wulf Fw 190, El pájaro carnicero y adquiere los dos con un 5% de descuento en el Pack Cazas de la Luftwaffe.

Pack Cazas de la Luftwaffe. Llévate los dos títulos juntos por 37€ (descuento aplicado del 5%) + el MAPA de regalo + envío gratis a domicilio. (Descuento solo aplicado al Pack Cazas de la Luftwaffe en nuestra tienda online). Pincha aquí para adquirir el pack.

Salamina_pack_cazas
Esta entrada ha sido publicada en Messerschmitt Bf 109 y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.