La retirada de Annual y el asedio de Monte Arruit. Luis Rodríguez de Viguri. Cuadernos de Salamina N.º 2

Doce días dura el asedio de la posición de Monte Arruit, episodio culminante de la actuación del General Navarro. De aquel millar de hombres que saliera de Tistutin no es posible precisar cuántos fueron los que en ella hallaron refugio, pero el número total de las fuerzas con que se cuenta y que es forzoso reorganizar nuevamente, fundiéndolas con las que, procedentes de los sucesivos desprendimientos que sufrió la columna y de la evacuación de posiciones, se había ido refugiando en Arruit, es de 3.017 hombres.

Quebrantada la moral de los que llegaban con el último contratiempo sufrido, sin que pudiera contribuir a levantar el espíritu el contacto con los allí refugiados, desmoralizados ya hasta el punto de que algunos testigos declaran que no se practicaba el servicio de parapeto, por encima del cual no osaban asomar la cabeza; abandonado el poblado, que aun en el día 28 pudieron recorrer algunos soldados en busca de restos del saqueo, y del que habían dejado se apoderaran los indígenas, a pesar de las órdenes que desde Tistutin se habían transmitido, el General organiza la defensa, dividiendo en sectores el perímetro de la posición, de longitud aproximada a 500 metros; distribuye los mandos por Cuerpos y logra, a pesar del rudo quebranto sufrido, forjar un instrumento que, si incapaz por su estado físico y moral para continuar la retirada o para una tenaz ofensiva, se defiende brillantemente, cumple sus deberes hasta los límites del sacrificio y escribe, cuando ya el enemigo dominaba todo el territorio de la Comandancia general de Melilla, una página gloriosa, prolongando la resistencia.

Para comprender en toda su grandeza el trágico asedio, hay que imaginar lo que era aquel recinto de unos 10.000 metros cuadrados de extensión superficial, gran parte de los cuales ocupaban diversas construcciones, entre ellas tres barracones y casas dedicadas a depósito de Intendencia, casa de Policía, horno y residencia del Jefe de posición. Desde el primer momento es ésta atacada por fuego de cañón, que, aumentando cada día su precisión, llega a producir la mayor parte de las bajas. Un día tan solo, el 6 de agosto, dejó de ser bombardeado por la artillería el recinto; pero en el primer día del asedio, cuando las tropas apenas si habían podido restaurar sus quebrantadas fuerzas, a la hora de entrar de modo tan lamentable, 114 granadas hacen blanco en un espacio que no excede de la tercera parte del que ocupa la Puerta del Sol. Para hacerse una idea de la eficacia del fuego del cañón enemigo basta recordar que un solo disparo produjo 35 bajas.

La aguada, el enemigo más cruel con que nuestros soldados luchan en las posiciones marroquíes, cuesta numerosos combates, en los que se distinguieron las fuerzas de San Fernando, y tanto mejora la moral de la tropa, que logra ocuparse una casa vecina a la aguada, donde una compañía destacada protege el servicio de ésta. La fatalidad que persigue a la columna hace que un pozo cercano a la puerta, ocupado en la tarde del día en que se entró en la posición, se inutilice a los pocos instantes, al caer dentro de él un desgraciado soldado que se apresuraba a buscar satisfacción a la imperiosa sed…

QUIERO EL CUADERNO

OFERTA DE LANZAMIENTO. PACK DESCUENTO GUERRA DEL RIF (Marruecos. Las estapas de la pacificadión + Cuaderno de Salamina N.º2 La retirada de Annual y el asedio de Monte Arruit por 32 euros.

Esta entrada ha sido publicada en La retirada de Annual - Cuadernos de Salamina N.º 2 y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.