El modo alemán de hacer la guerra – De la Guerra de los Treinta Años al Tercer Reich. Robert M. Citino

El modo alemán de hacer la guerra ofrece una visión detallada de las operaciones del ejército prusiano, más tarde alemán, desde la primera gran campaña del Gran Elector, Federico Guillermo, a la aplastante derrota frente a Moscú en 1941. Se trata de una iniciativa sobre algo que, hasta donde alcanza mi conocimiento, no se ha hecho nunca, un estudio del fenómeno histórico del modo de hacer la guerra prusiano-alemán sobre un periodo de tiempo extremadamente largo, lo que el historiador francés Fernand Braudel llama el longue durée.

Los beneficios que se extraen de semejante enfoque son que muchos desarrollos que parecen revolucionarios y totalmente novedosos –la noción de la blitzkrieg, por ejemplo- están en realidad firmemente enraizados en el pasado. También trata, allí donde es posible, de ir más allá de los hechos y arrojar luz sobre lo que los alemanes –en especial la opinión profesional de los militares- pensaron que estaban haciendo. En otras palabras, trata de decir algo sobre la mentalité operacional del cuerpo de oficiales alemán. El trabajo analiza el papel jugado por el ejército prusiano al elevar a un estado pequeño y empobrecido al nivel de las grandes potencias europeas para mediados del siglo XVIII. Analiza las operaciones de Federico el Grande, las razones del colapso del ejército prusiano contra Napoleón en 1806, su rápido resurgimiento, y su participación en las campañas finales que libraron a Europa de la tiranía napoleónica.

Estudia cuidadosamente el siglo XIX, la época de Carl von Clausewitz y del general Helmuth von Moltke. El primero creó lo que se llamó una «metafísica de la guerra», el segundo ejerció en la era del impresionante cambio tecnológico testigo de la introducción del fusil, el telégrafo y el ferrocarril y logró un éxito que fue mucho más allá de cualquier figura contemporánea a la hora de integrar las nuevas máquinas en la planificación de guerra así como en las propias operaciones militares como la Guerra de las Siete Semanas de 1866, y la Guerra Franco-Prusiana de 1870-1871.

Entonces, en 1914, todo se derrumbó. La Primera Guerra Mundial fue el más prolongado y sangriento conflicto que había visto el mundo hasta el momento, y su curso parecía mostrar la absoluta futilidad de las operaciones ofensivas al gran estilo de la Bewegungskrieg alemana.

El periodo de entreguerras hubo un renacimiento doctrinal y se redescubrió el arte de la Bewegungskrieg. El resultado fue la Wehrmacht, la división panzer, y la Luftwaffe. Esta obra analiza el desempeño operacional alemán en esta guerra, la mayor de todas, buscando definir con exactitud qué fue lo que hizo al ejército alemán tan formidable, particularmente en los primeros años de la contienda, los años de las Kesselschlacht y de Heinz «el rápido» Guderian. También se centra, igualmente, en los fracasos alemanes que llevaron a la debacle frente a Moscú en 1941.

Robert M. Citino

QUIERO EL LIBRO

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en El modo alemán de hacer la guerra y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.