Los primeros momentos de la ofensiva de Kursk. Michael Wittmann. As de Tigres

Finalmente, a las 03:45 horas se dio la orden de avance. Wittmann y su tripulación, junto con el resto del elemento panzer, estaban sometidos a una presión extrema. Debían avanzar y destruir a los defensores soviéticos tan pronto como fuese posible y crear una ruptura para las unidades de asalto de infantería de los siguientes escalones.

De repente, sin advertencia previa, un gran número de cañones contracarro soviéticos dejaron escapar sus bruscos ladridos y comenzaron a acribillar el área por dónde avanzaba la sección de Tiger I de Wittmann. «¡Nos atacan, nos atacan!», gritó Wittmann por el interfono del carro. El conductor de Wittmann continuó la marcha a toda velocidad y pasó junto a otro Tiger al que le habían volado la cadena derecha, que se había salido del todo. La tripulación de este carro no salió del mismo, ya que los comandantes panzer tenían órdenes de continuar luchando desde sus blindados en el caso de que quedasen inmovilizados por cualquier motivo.

En tanto que los carros pudiesen luchar, debían proporcionar fuego de apoyo y cobertura al resto de blindados en su avance durante el mayor tiempo posible y hasta agotar la munición de 88 mm de a bordo. Verlos luchar en su estado insuflaba ánimos a la infantería que venía detrás, ya que parecía que nada ni nadie podría detener a los alemanes en su avance.

De repente, a no más de 100 metros frente al Tiger de Wittmann se produjo el enorme fogonazo de una gran explosión y, a continuación, la ensordecedora onda expansiva golpeó de plano a Wittmann en el rostro. Fue tan abrumador que en un primer momento pensó que había salido despedido de su cúpula blindada. Entonces se vio colgando de la misma y tratando desesperadamente de erguirse de nuevo. El proyectil de artillería soviético había sido de gran calibre y había levantado…

QUIERO EL LIBRO

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Michael Wittmann - As de Tigres y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.