Barbarroja: La IV Luftflotte con el Grupo de Ejércitos Sur. Messerschmitt Bf 109

Al comienzo de la ofensiva el sector sur estaba cubierto por el JG 3 y JG 77. El JG 3 derribó 25 aviones, y el III./JG 77 se anotó otros 15 derribos. En este sector el Geschwaderkommodore del JG 3, Major Günther Lützow, se anotó un caza Polikarpov abatido en combate aéreo. El Hauptmann Lothar Keller del II./JG 3 destruyó cuatro aparatos, dos Il-16 y dos Il-153, mientras que otros cuatro pilotos de la misma unidad abrieron sus cuentas personales al derribar un aparato ese día. El piloto más destacado del III./JG 77 fue el Oberleutnant Kurt Ubben, Staffelkapitän de la 8./JG 77, que despachó un caza Il-16 y un bombardero DB-3 que le acompañaba.

Messerschmitt bf 109 – El cazador de la Luftwaffe. Javier Ormeño

Las cifras de derribos reclamadas por los distintos grupos pueden parecer pequeñas para una invasión a gran escala y dado los contingentes enfrentados, pero la verdad es que la mayoría de los cazas se emplearon en el ataque al suelo. La fuerza de ataque al suelo y bombardeo, que comprendía 35 Kampfgruppen y Stukagruppen, resultaron insuficientes para atacar con la intensidad requerida los 66 aeródromos iniciales. Los Bf 109 se convirtieron en el suplemento necesario para lograr los objetivos iniciales actuando como arma de bombardeo suplementaria. Con todo ello, el primer día de la ofensiva se estima que 322 aparatos fueron derribados por la caza o la flak, mientras que otros 1.500 resultaron destruidos en tierra.

Por su parte la Luftwaffe reconoció la perdida de 35 aparatos de todos los tipos; las perdidas entre la Jagdwaffe resultaron leves, aunque entre ellas se encontraban tres jefes de unidad. El primero de estos fue el Hauptmann Heinz Bretnütz, Gruppenkommandeur del II./JG 53, herido al tratar de derribar un bombardero SB-2. Alcanzado por el fuego defensivo del aparato soviético se vio obligado a realizar un aterrizaje forzoso tras las líneas enemigas. Fue socorrido por unos granjeros que le ocultaron hasta la llegada de las tropas alemanas el 26 de junio. Sin embargo no pudo salvar la vida pues la gangrena había hecho mella en la herida de su pierna muriendo poco después en un hospital. El JG 27 cayó el Kommodore Major Wolfgang Schellmann, derribó un caza Il-16 en el ataque al aeródromo de Godno, pero los fragmentos desprendidos por el aparato soviético impactaron en su avión, cayendo tras las líneas enemigas. Su puesto fue cubierto por el Major Bernhard Woldenga, anterior comandante del JG 77. El Staffelkapitän de la 8./JG 3, el Oberleutnant Willy Stange, fue derribado por la artillería antiaérea cayendo con su Bf 109 F en territorio enemigo. Ambos pilotos sobrevivieron al accidente pero resultaron muertos a manos de las tropas soviéticas.

A pesar del enorme daño infligido a la aviación soviética, no estaba ni mucho menos acabada. A media mañana del día 22 lanzaron los primeros contraataques aéreos sobre los alemanes. La última semana de junio estos ataques comenzaron a cobrar intensidad y aumentar su frecuencia, aunque carecían de coordinación y de escolta de cazas, circunstancia que aprovechaban los cazas alemanes para causar estragos. De este modo comenzaron a incrementar vertiginosamente el número de derribos obtenidos por los pilotos alemanes. El 23 de junio los soviéticos perdieron otros 775 aparatos, muchos de ellos destruidos en tierra. En una de las operaciones de ataque al suelo, el JG 27 perdió a otro de sus pilotos, el Oberleutnant Wiesinger, que fue alcanzado por las defensas antiaéreas y murió en el aterrizaje forzoso que se vio obligado a realizar.

En el sector Sur la fecha más destacada fue el 8 de julio, cuando el JG 3 derribó 38 bombarderos. De ellos, el I Gruppe acabó con 20 Ilyushin DB-3, tres abatidos por el Oberleutnant Robert Olejnik que elevó su registro hasta las 25 victorias. Pronto añadió media docena más de victorias hasta que en septiembre el I./ JG 3 fue devuelto a Alemania donde se renombró como II./JG 1. Por su parte, el II./JG 3 cambió de líder ya que el Hauptmann Lothar Keller, el anterior Kommandeur, había muerto en una colisión aérea. Su puesto fue ocupando por el Hauptmann Gordon Gollob, quien a finales de octubre había añadido a su cuenta otras 79 victorias.

QUIERO EL LIBRO

Esta entrada ha sido publicada en Messerschmitt Bf 109 y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.