La batalla de Marengo – Memorias del capitán Coignet

Vino un pequeño general con elegantes bigotes: buscó a nuestro coronel y le preguntó dónde estaba nuestro general. Éste le respondió, «se ha ido». «Muy bien, tomaré el mando de la división». Se encargó de inmediato de la compañía de granaderos a la que yo pertenecía y nos llevó al ataque en una fila. Abrimos fuego. «No os paréis a cargar vuestros mosquetes», decía. «Os haré llamar con el sonido de los tambores».

Y se apresuró a reunirse con la división. Apenas había regresadoa su puesto cuando la columna de austriacos comenzó a avanzar desde detrás de los sauces, se desplegó frente a nosotros, disparó por batallones y nos acribillaron con fuego de mosquete. Nuestro pequeño general respondió, y allí estábamos nosotros, entre dos fuegos, sacrificados… Yo corrí hasta detrás de un gran sauce. Las balas silbaban en todas direcciones, así que me vi obligado a tumbarme en el suelo con la cabeza agachada a fin de protegerme del fuego de mosquete, que hacía que las ramitas del árbol cayesen sobre mí. Me creí perdido.

Por fortuna, toda nuestra división comenzó a avanzar por batallones. Me levanté y me encontré en mitad de una compañía del batallón; continué con ella durante el resto del día; de nuestros 174 granaderos ya no quedaban más de 14, el resto estaban muertos o heridos. Fuimos obligados a reocupar nuestra primera posición, acribillados por un diluvio de fuego de mosquete. Todo caía sobre nosotros, que aguantábamos el ala izquierda del ejército, frente a la carretera que llevaba a Alessandria, la posición más difícil de mantener. Amenazaban constantemente con flanquearnos y nos vimos obligados a cerrar espacios a fin de evitar que nos sorprendiesen por la retaguardia.

Nuestro coronel se hallaba en todas partes, detrás de la media brigada para apoyarnos; nuestro capitán, que había perdido su compañía y que estaba herido en el brazo, desempeñó los cometidos de un ayuda de campo para nuestro intrépido general. Entre el humo no podíamos vernos los unos a los otros. Los cañones incendiaron el campo de trigo y esto causó una conmoción general entre las filas. Las cajas de cartuchos estallaron; nos vimos obligados a retroceder con el objeto de volver a formar lo más rápidamente posible. Esto nos causó mucha mortificación, que fue contrarrestada por la intrepidez de nuestros jefes, que miraban por todo…..

Quiero el libro

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Memorias del capitán Coignet y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.