Lucha en la tundra: asalto a un búnker sovietico. ¡Asalto! Acciones de combate de pequeñas unidades en el Frente del Este

Durante el invierno de 1943-1944, el XIX Cuerpo de Montaña, que ocupaba el sector norte del XX Ejército de Montaña, estaba integrado por dos divisiones de montaña y una división de defensa costera. El cuerpo se enfrentaba a fuerzas soviéticas superiores en número. Tanto los alemanes como los soviéticos ocupaban posiciones relativamente bien construidas por tercer invierno consecutivo.

Ambos bandos limitaban sus actividades a acciones de patrulla intensivas, dándose rara vez durante el invierno las operaciones con fuerzas mayores a la escuadra. Además de la constante actividad de reconocimiento a corta distancia, que era esencial para la seguridad, especialmente en las largas noches de invierno y durante las nevadas, ambos contendientes llevaron a cabo incursiones y ataques de tanteo con el fin de recopilar información, interrumpir el tráfico de suministros y mantener intacta la moral combativa de las tropas.

A primeros de enero de 1944, el 1.er Batallón del 143.er Regimiento de Montaña recibió órdenes de prepararse para llevar a cabo una incursión contra la posición fortificada soviética situada en la Cota 858 (Mapa 36). El objetivo de esta incursión era hacer prisioneros y destruir tantas instalaciones defensivas y refugios enemigos como fuese posible. A las 00:30 horas, la partida de incursores dejó el Campamento Base 2. Los elementos de reconocimiento lideraron la marcha.

A las 03:45 horas fueron reunidos todos los hombres en la posición de partida. Las dos escuadras de apoyo ocuparon sus posiciones asignadas sin establecer contacto con el enemigo. Hofer y su escuadra comenzaron a abrirse paso hacia el este hasta el camino que llevaba al objetivo. Ocultos por la nieve acumulada en altos túmulos a ambos lados del sendero, Hofer esperaba poder acceder al complejo soviético. Cuando llegó a un lugar situado a unos 40 metros de la trinchera de comunicación que conectaba los diversos refugios y emplazamientos, Hofer vio a un soldado soviético emerger de un refugio y caminar hacia la parte nororiental del complejo.

Sin haber notado la presencia de los alemanes, el soldado desapareció en otra sección de la trinchera. Sin vacilar, Hofer decidió tomar el refugio. Justo cuando su escuadra se preparaba para el asalto, Hofer descubrió que había confundido una sección de la trinchera reforzada con piedra con un búnker….

Quiero el libro

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en ¡Asalto! y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.