El B-26 Marauder que sobrevoló la cubierta del Akagi. Midway – La derrota que condenó a Japón. Fuchida y Okumiya

Momentos más tarde se escuchó a un vigía de la parte superior del puente que gritaba: «Aproximándose seis aviones basados en tierra, 20 grados por estribor. Sobre el horizonte».

Escrutando el cielo a estribor vi, efectivamente, los aviones enemigos volando en fila de a uno. Parecía como si el enemigo hubiera planeado un ataque convergente desde ambos flancos cuya sincronización hubiese fallado, afortunadamente para nosotros. Nuestros cruceros abrieron fuego a continuación de los destructores de vanguardia. En ese momento, el acorazado Kirishima, a estribor del Akagi, descargó sus principales baterías contra los atacantes.

Pero seguían acercándose, volando a poca altura sobre el agua. Negras explosiones de fuego antiaéreo se multiplicaban a su alrededor, pero ninguno de los incursores caía. Cuando los cañones del Akagi comenzaron a disparar, tres Zero se arriesgaron al fuego de
nuestra propia barrera antiaérea y picaron sobre los aparatos norteamericanos. En unos instantes fueron incendiados tres aviones enemigos, que se estrellaron en el agua.

Los otros tres aparatos mantuvieron valientemente su curso y soltaron, finalmente, sus torpedos. Liberados de su carga, los aviones atacantes viraron abruptamente a la derecha y se alejaron, excepto el avión de cabeza, que pasó por encima del Akagi, de estribor a babor, casi rozando el puente. Se vio claramente la estrella blanca en el fuselaje del avión, un B-26. Inmediatamente después de cruzar nuestro barco estalló en llamas y se precipitó en el mar.

Quiero el libro

Esta entrada ha sido publicada en Midway - la batalla que condenó a Japón y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.