Brandeburgueses, Lawrence Paterson

La unidad de operaciones especiales que se convirtió en los Brandeburgueses fue concebida por Theodor von Hippel, con el apoyo del almirante Wilhelm Canaris, para luchar contra el comunismo, pero también para socavar a los propios nazis. Estas audaces y pioneras fuerzas especiales sirvieron en, prácticamente, todos los teatros de guerra en los que luchó Alemania en la Segunda Guerra Mundial. La que tiene el lector en sus manos es la obra más exhaustiva que existe de este inusual y enormemente exitoso grupo de hombres.

REGALO DE UNA RÉPLICA A TODO COLOR DE UN MAPA DEL HEER DE LA DIVISION BRANDENBURG DE EUROPA Y EL NORTE DE ÁFRICA DE Y 1944. Tamaño desplegado 42 x 60 cm. SOLO EN NUESTRA TIENDA ONLINE.

Gastos de envío gratis con recogida en la oficina de Correos, incluído Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla.

branden_mapa_promo

Lawrence Paterson se remonta a los orígenes de la que fue una pequeña unidad de la Abwehr, el servicio de inteligencia del almirante Canaris, antes del estallido de la guerra en 1939, hasta su disolución en 1944, cuando fue convertida en buena parte en una división de granaderos panzer. Describe los roles de los protagonistas, junto con un detalle casi forense de las operaciones clave y ofrece una historia clara y exhaustiva de esta crucial unidad de la Wehrmacht.
 

brandeburg_salamina2

A pesar de su enorme éxito como tropas de comando e incursión, su historia ha recibido mucha menos atención que la de sus contrapartes británicas, el SAS y el LRDG. Y, sin embargo, hasta en el norte de África, donde esas heterodoxas unidades se hicieron legendarias, los brandeburgueses dejaron sentir su presencia empleando técnicas muy similares a las de aquéllas; el propio Rommel desaprobaba inicialmente a la unidad por sus métodos poco ortodoxos, pero su actitud cambió definitivamente cuando él mismo se convirtió en objetivo de los comandos británicos.
Los brandeburgueses jugaron un papel esencial en la Segunda Guerra Mundial pero aún no se había escrito una historia exhaustiva de sus operaciones. Es bien conocido que tropas alemanas se disfrazaron de tropas aliadas en la Batalla de las Ardenas, pero no tanto que los brandeburgueses habían empleado la misma estratagema, y de una manera mucho más efectiva, en las vanguardias avanzadas de las ofensivas alemanas de 1939-42.

Lawrence Paterson proporciona un relato completo de estas fuerzas especiales únicas. Se trata de un estudio notable, que emplea material fiable extraído de fuentes primarias procedente de antiguos brandeburgueses, y que incluye más de 80 fotografías.

brandeburg_salamina1

BIOGRAFÍA:

Lawrence Paterson ha escrito varios libros sobre disversos aspectos de la guerra submarina alemana, entre los que destacan U-Boat War Patrol, Weapons of Desperation, Donitz’s Last Gamble, Hitler’s Grey Wolves y una nueva biografía sobre Otto Kretschmer. Vive en Tarento, Italia, y es batería en un grupo de rock heavy metal. Su próximo libro consistirá en un completo estudio de la Operación Colossus.

FICHA DEL LIBRO:

Tamaño: 15×23 cm.
Nº de páginas: 440
Edición ilustrada con 32 páginas de fotos y 11 mapas.
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda con solapas y cosido con hilo.
ISBN: 9788494822490
Año edición: 2019
Precio: 25€A

15 thoughts on “Brandeburgueses, Lawrence Paterson

  1. Una vez mas publicando libros de gran interes para los que disfrutamos de la segunda guerra mundial,seguid por este gran camino ofreciendo calidad y buenos precios.

  2. Gracias por el gran trabajo realizado!!!, estoy muy contento con todas las obras que e comprado…y estoy deseando que esta caiga en mis manos.Los branderburgueses es un tema que no hay mucho en castellano y me interesa mucho.gracias!!!…a también me interesa los paracaidista alemanes y tropas de montaña… ahí dejo ideas.jejeje.Animo y una vez más gracias por vuestro trabajo

    • Gracias Moi. Para paracaidistas alemanes y si no lo tienes ya, te recomendamos Sky Men.

      Los brandeburgueses han sido tratados muy poco en general y casi nada en castellano, cosa que solucionaremos en breve. Resulta increíble la cantidad de misiones y teatros en los que estuvieron presentes. ¡Saludos!

  3. Deseando comprar este libro, mis ideas de nuevas publicaciones van en relación a biografías como las de Hermann Balck o el Conde Strachwitz, para los que no sabemos inglés son nuestra esperanza, además de los otros libros de Nipe, decisión en Ucrania es de lo mejor que he leido

  4. Hola!

    Hoy he recibido el libro de los Brandeburgueses y el Cuaderno Salamina n° 0.

    Hasta aquí todo corrrecto, pero no debería estar también incluido el mapa desplegable, pregunto. O quizás lo entendí mal.

    Ya me direis algo.

    Gracias.

  5. Buenas noches, estoy muy interesado en el libro pero vivo en la Argentina. Por favor díganme si envían hacia aquí, o en todo caso alguna dirección en Madrid o Barcelona en donde se pueda adquirir, ya que tengo amigos que viajan hacia allí cada tanto. Muchas gracias

  6. Hola. Excelentes publicaciones!!! Felicitaciones!!!. Tienen en plan entre las futuras publicaciones la ultima parte de la trilogía de Robert CitinoThe Wehrmacht’s Last Stand: The German Campaigns of 1944-1945? Saludos desde Argentina

  7. Esta es mi editorial preferida
    Tengo más de media docena de títulos y la recomiendo a mis compañeros de profesión y amigos por el rigor en sus títulos
    Excelentes!!

  8. Sobre el libro de Lawrence Paterson, «Los Brandeburgueses de Hitler» y si la censura no cercena el comentario:
    1- En pags. 33 y 34 afirma con manipulación que Canaris queda conmocionado y horrorizado por la purga que Stalin desencadena sobre la oficialidad y generalato del Ejército Rojo, atribuyendo sin el más mínimo fundamento tal maldad a Hitler y la SD. Es una de las mentiras del libro.
    Stalin, denunciado por Trotsky, asesinó a decenas de miles de oficiales y altos mandos del antiguo ejército zarista solamente durante la guerra civil de 1918/1921. Su odio y desconfianza a los antiguos militares zaristas nunca remitió, pues suponía que podían volverse contra él y su régimen de terror. Y aprovechando las purgas multitudinarias de finales de los años treinta, involucró sin la más mínima prueba a buena parte de los mandos del ejército rojo (como otros muchos ciudadanos soviéticos, comunistas y líderes incluidos), pero en ello NADA DE NADA tuvo que ver alemán alguno, sino SOLAMENTE, la locura genocida del tirano soviético.
    2- El traidor Canaris parecía muy «sensible» ante los oficiales soviéticos asesinados en masa, no tanto con los suyos. Lo de traidor es porque nadie le obligó a estar en la Abwehr, pudo haber dimitido por discordancia (el autor cita incluso a un tal C. Patzig), pero prefirió actuar de traidor y asesinar en masa a los suyos, a sus compatriotas, con errores de inteligencia deliberados que costaron mucha sangre a Alemania y sus soldados. Para estos no debió tener tantos escrúpulos.
    En el capítulo 11, sí tiene Paterson la valentía de mostrar las verdaderas motivaciones de los traidores Oster, Von Dhnányi y Canaris, pag.358, el oro de los judíos transferido a Suiza, que buenas «comisiones» podía reportarles. De hecho, Canaris no estuvo involucrado en el atentado del 20/07/1944, muy extraño siendo tan traidor.
    3- Lo de acabar con la «banda criminal» de las tres H, en 1939, era impensable y lo de la novela de las pags. 43, 44 y 74 es de risa. Por entonces Alemania era incomparablemente más rica, culta, avanzada y pujante que cualquier otra nación del mundo y el apoyo popular alemán era incontestable. Hitler y los suyos gozaban de un prestigio que ningún otro líder del siglo XX exhibió en las calles de ninguna otra nación del mundo, salvo acaso Franco en España, pese a quien pese. Alemania era una locomotora de riqueza y prosperidad en 1939, atrayendo cada vez más trabajadores de otros países de Europa, algo ignorado en este tipo de novelas «conspiratorias». Canaris no pudo ni tan siquiera haber soñado tal cosa. Ese testimonio no es más que vana justificación de los que querían salvar el pescuezo en Nüremberg una vez acabada la guerra y entonces eran los más anti nazis del mundo mundial. Credibilidad nula. Novela total.
    4- Lo que se afirma en la pag. 67 respecto a las supuestas «intenciones» de Winston Churchill es mentira flagrante, como los hechos demostraron. UK no solo NO declaró la guerra a la URSS por invadir Polonia, sino que no lo hizo por invadir, Lituania, Letonia, Estonia, Rumanía y Finlandia. Lo de invadir Noruega con el «pretexto» de «ayudar» a Finlandia es otra manipulación de los anglo parlantes, aliados y cómplices de Stalin. Noruega tenía interés para UK en la lucha contra Alemania, que ya libraba soterradamente en el campo económico desde 1933, haciendo imposible la paz entre las dos naciones más poderosas de Europa.
    5- Lo del ficcional plan para invadir Suiza expuesto en pags. 101 y 102 está al nivel de las demás fábulas.
    6- Al menos reconoce la fidelidad del traidor al III Reich, Canaris, a España de Franco, al reconocerle que la Operación Félix era un mero señuelo engaño para disuadir a Stalin de sospechar la invasión de la URSS.
    7- En la pag. 176 queda bien claro lo embustero que era el bando aliado al tildar de propaganda alemana las ciertas y verdaderas atrocidades soviéticas, que no han dejado de ocultar hasta el día de hoy, reprimiendo y mandando a la cárcel a cualquiera que trate de destaparlas.
    8- En pags. 177, 178 y 182 se expone bien a las claras que Hitler no quería la guerra con UK, su imperio y la Commonwealth. Es acorde a la realidad que no quería soliviantar a la India contra UK. Fue UK la que siempre buscó pretexto para iniciar la guerra contra Alemania. En pags. 233 y 234 queda bien claro el boicot en forma de bloqueo naval y autarquía impuesta que se le realizó a Alemania con el petróleo (además de otras materias primas y productos), vital para el bienestar material y la prosperidad de una población, como comprobamos hoy día con el asunto del gas, por ejemplo. Ese boicot, bloqueo y autarquía impuesta, con obstáculos de todo tipo al comercio exterior e intento de estrangular económicamente a Alemania, fue causa destacada de que la guerra fuese absolutamente inevitable y provocada por los que siempre han intentado aparecer como víctimas de agresión.
    9- En pag. 244, queda bien claro que fue el TERROR lo que obligó a luchar a los ciudadanos soviéticos, no el patriotismo totalmente aniquilado por la ideología comunista en las dos décadas previas. El autor afirma que «sólo» los rusos y siberianos eran partidarios de seguir la lucha en el Cáucaso (mentira, ellos también luchaban amenazadísimos para salvar su pellejo y el de sus familias también amenazadas del asesinato en masa por parte de la NKVD de Stalin).
    10- Pags. 267 y 268. ¿Cómo es posible que se quisiese deponer el régimen nazi instigando el sangrientísimo fracaso militar? Lo lógico es conseguir primero la victoria, y luego, en tiempos de paz, deponer a sus líderes, pero no aniquilar a los propios compatriotas para luego lograr en poder sobre las ruinas. Lo que afirman de los traidores Canaris, Oster y Lahousen es inverosímil. Una «justificación» desnortada. Por cierto, el argumento de Paterson da la razón a Hitler, que insistía en que había sido traicionado constantemente.
    11- Por lo que afirma en pag.310, fueron los alemanes los que sirvieron inicialmente a la causa española contra el terrorismo sanguinario comunista del maquis, asesino en masa de civiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.