Barbarroja, 22 de junio de 1941 – El cruce a Sokal

A las 03:15 horas ya se vislumbra la tenue tonalidad rojiza del sol que despunta; pero si algo de romántico tiene la situación, esta se torna en dantesca al instante siguiente. A los pocos segundos el estruendo sobrecogedor de cientos de baterías de obuses y morteros marcan el inicio de la invasión de la Unión Soviética en el teatro de operaciones de Ucrania.

Barbarroja 3.0 Platea 1

En medio de este panorama de fuego y devastación, las tropas de los regimientos de la 57 I. D. abordan sus pequeños botes de goma. Enfrente de ellos, Sokal. La torre de la iglesia está tan cerca que parece que se pueda coger con la mano. Seis hombres por embarcación reman hacia la orilla opuesta. En los rostros se refleja el miedo a ser sorprendidos en una posición tan vulnerable, como el hecho de encontrarse remando en la mitad de un río.

No tienen defensa alguna. Reman como autómatas… No hay cansancio… Todos imaginan que en el próximo segundo desde la orilla opuesta empezarán a destellear fogonazos verdes y anaranjados por doquier, que no serán sino el fuego de respuesta de los regimientos fronterizos enemigos. Es indudablemente la muerte segura… Solo hay un cosa que hacer: ¡Remar! A cada instante que se sucede, cada soldado, suboficial y oficial a bordo de las embarcaciones tiene una posibilidad más de llegar a la orilla opuesta y vivir…

Y la carnicería no sucede. Uno tras otro los pequeños botes alcanzan la orilla opuesta y los hombres saltan de ellos, emplazan sus ametralladoras MG-34, aseguran las posiciones y avanzan hacia Sokal. ¡El enemigo ha sido sorprendido y el puente de Sokal se toma intacto! En cuanto la 57. y la 75 I. D. toman las posiciones fortificadas y las alturas circundantes, el Generalmajor L. Crüwell, comandante de la 11. Pz. D./ XLVIII. A. K. (mot.) espera órdenes para lanzar a sus carros de combate hacia la URSS.

http://tienda.edicionesplatea.com/epages/edicionesplatea.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/edicionesplatea/Products/22

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Barbarroja 3.0 Vol I y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *